Galería de imágenes

Observamos la consecuente acción de remover la tierra necesaria en manos de nuestro compañero Giovanni.
Podemos observar a uno de nuestros integrantes removiendo la tierra que será colocada en el terrario.
Descripción 3
Descripción 1
Descripción 2
Descripción 3
Descripción 1
Descripción 2
Momento en el cual decidimos realizar un prueba del peso de la pecera con las capas sedimentarias de tierra arena, sustituto de turba y carbón.
Entrega a nuestro encargado de retoques finales del terrario, así como a su vez al dicho encargado de transportarlo a las instalaciones de nuestro plantel educativo en fechas de entrega de terrario.
Pruebas iniciales acerca de las dimensiones de la pecera utilizada como campo delimitante del terrario.
Colocación del musgo en simulación de zonas orgánicas a nuestro terrario.
Utilizamos el musgo para simular el pasto en la superficie, además, es una vegetación abundante y común en el bioma basado para el terrario.
Utilizamos unas cuantas hojas en estado de deshidratación en nuestro proyecto, para hacerle adquirir un estado vegetativo más complejo.
Vista superior del terrario en una de sus fases post-entrega.
Nuestro equipo de trabajo encargado de la mano de obra posando en una de las últimas fotografías realizadas antes de la revisión final de nuestro terrario. Como evidencia de nuestro avance.
Podemos apreciar la misma acción de eliminar imperfecciones, tratándose esta vez de la tierra presente en las capas superiores.
Aquí se aprecia a nuestros compañeros, Eduardo y Juan al momento de filtrar imperfecciones y piedrecillas en la arena utilizada como sedimento.
Fibra de coco, utilizada como sustitución de turba, material orgánico rico en carbono.
Uno de los muchos gatos que habitan en casa de nuestra compañera Carolina, que nos acompañó humildemente en los momentos cuando trabajamos en el terrario.
Aquí, como se observa, se agrega a la capa sedimentaria una sección de carbón activado, a fin de utilizar sus fosfatos de carbono.
Avances en el bote para el lago adherido al terrario.
El agua, como ya se sabe, es fuente de vida. Y no puede faltar la vida en un terrario.
Nuestro compañero Giovanni realizando labores en cuanto a la edición del blog de evidencias en línea.
Nuestro terrario al momento de alistar la base inferior del mismo, colocándosele una ligera capa de arena para actuar como absorbente sedimentario.
Nuestra compañera Carolina realizando trabajos para el abono.
Se puede observar cómo procedimos a realizar un abono, con el cual buscamos fertilizar nuestro terrario y darle una vida prospera.